Tratamiento del herpes ocular

Herpes en el cuerpo < Tratamientos del herpes < Tratamiento del herpes ocular

Ocasionado por el virus del herpes simple tipo 1, el herpes ocular es una infección viral común y recurrente que afecta a los ojos. Este género de virus del herpes puede ocasionar inflamación y cicatrización de la córnea que en ocasiones se conoce como herpes labial en el ojo. El herpes del ojo se puede trasmitir a través del contacto próximo con una persona inficionada cuyo virus está activo.

El Instituto Nacional del Ojo (NEI) afirma que más o menos cuatrocientos con cero estadounidenses han experimentado alguna forma de herpes ocular, con cerca de cincuenta,000 casos nuevos y recurrentes de año en año.

Tipos de herpes en los ojos

Desde una simple infección hasta una afección que puede ocasionar ceguera, existen múltiples formas de herpes ocular:

La queratitis por herpes es la manera más frecuente de herpes ocular y es una infección viral de la córnea. El herpes ocular en esta forma por norma general afecta solo la capa superior o bien el epitelio de la córnea, y en general se cura sin cicatrices.
La queratitis estromal ocurre cuando la infección penetra más de forma profunda en las capas de la córnea. Esto puede ocasionar cicatrices, pérdida de la visión y, esporádicamente, ceguera. Se piensa que la queratitis estromal es ocasionada por una contestación inmunitaria tardía a la infección original. Conforme el NEI, alrededor del veinticinco por ciento de los casos nuevos y recurrentes de infecciones oculares por herpes provocan queratitis estromal.
La iridociclitis es una forma grave de herpes ocular en la que el iris y los tejidos circundantes en el ojo se inflaman, ocasionando una sensibilidad severa a la luz, visión turbia, dolor y enrojecimiento de los ojos. La iridociclitis es un género de uveítis que afecta las partes más frontales del interior del ojo. Cuando esta infección ocurre en la retina o bien en el recubrimiento interior de la parte trasera del ojo, se conoce como retinitis por herpes.
Síntomas y señales del herpes ocular
Múltiples signos y síntomas están asociados con un brote de herpes ocular. Usted puede probar inflamación de la córnea, la que puede ocasionar una irritación o bien dolor ocular repentino y severo. Además de esto, la córnea puede nublarse, llevando a una visión turbia.

 

Síntomas del herpes ocular

  • Hinchazón cerca de los ojos
  • Desgarro
  • Infecciones oculares recurrentes
  • Irritación
  • Sensación de cuerpo extraño
  • Enrojecimiento de los ojos
  • Úlceras oculares
  • Secreción aguada de los ojos
  • Sensibilidad a la luz

Debido a estos abundantes síntomas, su oculista puede pasar por alto un diagnóstico inicial de herpes ocular en sus primeras etapas.

 

¿Qué causa el herpes ocular?

El herpes ocular se transmite a través del contacto con otra persona que tiene un brote, o bien a través del autocontacto y la polución a lo largo de una infección activa por herpes (como un herpes labial).

El virus del herpes simple entra al cuerpo por medio de la nariz o bien la boca y viaja hasta los nervios, donde puede estar inactivo. El virus puede continuar latente a lo largo de años y posiblemente jamás despierte.

Se ignora la causa precisa de un brote, mas los factores relacionados con el agobio, como fiebre, quemaduras solares, procedimientos bucales o bien quirúrgicos esenciales y traumatismos, acostumbran a estar asociados con incidentes.

En el momento en que ocurre el brote inicial, el NEI afirma que el herpes ocular no tratado tiene entre cuarenta y cincuenta por ciento de posibilidades de reaparición. No hay un marco de tiempo concreto a fin de que el herpes ocular reaparezca; podría ser múltiples semanas o bien aun múltiples años tras la aparición original. Si bien los síntomas normalmente se presentan en un ojo, posiblemente el virus asimismo pueda afectar al otro ojo.

 

Tratamiento del herpes en los ojos

El tratamiento del herpes ocular depende de la localización de la infección en el ojo: en el epitelio corneal, en el estroma corneal, iris, retina, etcétera Ciertos tratamientos para el herpes ocular podrían agudizar el brote y, en consecuencia, deben considerarse caso por caso.

Si la infección corneal es solo superficial, generalmente se puede calmar usando gotas o bien bálsamos antivirales o bien pastillas antivirales orales.

Tratamiento antiviral tópico para el herpes ocular. El tratamiento, gel oftálmico con ganciclovir, 0.15 por ciento, implica la aplicación de gotas oculares 5 veces al día hasta el momento en que la úlcera corneal pertinente sane. No debe utilizar lentillas a lo largo del tratamiento con Zirgan, que se comercializa en Europa con el nombre de Virgan.

Otros tratamientos para las infecciones oculares por herpes incluyen las gotas para los ojos Viroptic (trifluridina) y el linimento Gira-A (vidarabina).

Además de esto, en el Aciclovir Prevention Trial (APT), los científicos hallaron que el fármaco antiviral aciclovir, tomado por vía oral, redujo en cuarenta y uno por ciento la probabilidad de que cualquier forma de herpes del ojo volviese a aparecer en pacientes que habían tenido la infección el año precedente. Estos estudiosos asimismo anotaron una reducción de cincuenta por ciento en la tasa de retorno de la manera más grave de la enfermedad, la queratitis estromal.

Las gotas de esteroides pueden asistir a reducir la inflamación y prevenir la cicatrización de la córnea cuando la infección aparece más profunda en las capas de la córnea. Las gotas de esteroides prácticamente siempre y en toda circunstancia se emplean simultáneamente con las gotas antivirales.

Las gotas de esteroides reducen la eficiencia del sistema inmunológico del ojo. En consecuencia, las personas con antecedentes de herpes ocular deben emplear solo una gota de esteroides recetada particularmente por su oculista.

MENÚ