Aloe vera y herpes

Herpes en el cuerpo < Tratamientos del herpes < Aloe vera y herpes

El Aloe Vera o bien Sabila ha probado ser eficiente cuando se utiliza para combatir una serie de virus, incluyendo el virus del herpes. En contraste a la mayor parte de los fármacos con receta, del Aloe prácticamente no se conocen efectos secundarios desfavorables y es accesible. Aunque no es una cura, una investigación de mil novecientos noventa y nueve mostró que la crema de Aloe Vera era efectivo para detener los brotes de herpes genital en setenta por ciento de estudio participants¹.

beneficios del aloe vera para el herpes

Ventajas del aloe vera para el herpes

El Aloe Vera aumenta las defensas del organismo a nivel celular y revitaliza el sistema inmunológico. Los polisacáridos en el Aloe Vera energizan la actividad de las células blancas de la sangre y acrecentar la cantidad de células auxiliares T. Estas células vitales acompasan la contestación del sistema inmunológico, lo que resulta en la generación de anticuerpos, eliminado del sistema del cuerpo el agente infeccioso. Las investigaciones han probado que un componente en el Aloe Vera llamado antrroquinona, emodina, complica la funcionalidad de determinados virus, incluyendo los modelos de virus del herpes simplex 1 y dos.

 

Tipos de tratamientos con aloe vera

Se precisan realizar investigaciones auxiliares respecto a los suplementos orales. El empleo tópico de pomadas para el herpes y geles de Aloe Vera han probado ser eficientes en la reducción de los síntomas. Una investigación  en pacientes que experimentaron su primer brote de herpes genital mostró que el Aloe Vera detuvo con eficacia los brotes en la mayor parte de los participantes:

La Crema de aloe era más eficiente, con una tasa de setenta por ciento de éxito y la sanación era más veloz. 
El Gel de Aloe Vera consiguió el segundo puesto, teniendo un éxito del cuarenta y cinco por ciento , tomando un tanto más tiempo en curar.

En comparación con un placebo a siete por ciento y hasta trece días para sanar
Asimismo puede facilitar el tratamiento a través de el empleo de Aloe Vera con la adquisición de una planta de Aloe Vera madura e inclusive puede plantarlas en casa mismo en casa para su empleo futuro. Asimismo puede conservas las piezas de la planta de aloe en el refrigerador o bien el congelador para conseguir un efecto calmante auxiliar. Asimismo puede guardar las cremas o bien geles en el refrigerador.

Si logra una crema, asegúrese que el Aloe sea su ingrediente primordial, de preferencia con un nivel de concentración del noventa y cinco por ciento o bien superior. Esta crema de aloe tiene buenísimos comentarios en Amazon.

Un número de opciones de suplementos orales están libres incluyendo cápsulas de gel y jugos, solo asegúrese de adquirir el menos procesado Aloe Vera con el mayor concentrado de Aloe.

 

Cómo plantar aloe vera

La primera cosa que debemos tener en consideración en el momento de plantar aloe es la temporada y el tiempo. Este género de plantas precisan de un sitio que no sea ni muy húmedo ni friísimo. Por este motivo, lo idóneo es plantarla en una maceta de barro o bien terracota porosa. Además, la mejor temporada del año para hacerlo es el otoño o bien la primavera.

La mejor manera de plantar aloe es desde uno de los brotes o bien hijos de una planta adulta. Has de saber que sin raíz ni semillas de exactamente la misma, no es posible producir una nueva. Las semillas de aloe son más difíciles de lograr, por esto la opción mejor es hacerlo a través de uno de los hijos. Para esto, pone en la base de la maceta un drenaje de grava de unos 2 dedos de alto para asegurar que medrará en las condiciones más inmejorables para ella.

Entonces, vas a deber agregar tierra común de jardín y de turba por igual. Agrega asimismo abono orgánico, jamás químico. Si tienes una planta adulta y es de acá de donde deseas sacar los hijos, lo primero es identificarlos. Los brotes son aquellos que han ido medrando en torno a la planta madre, son más pequeños (deben medir entre quince y veinte cm). Retira la planta de la maceta, elige uno de los hijos, sujeta sus hojas y, con un cuchillo de untar para eludir dañar la planta, comienza a cortarlo con mucho cuidado.

Es fundamental que no dañes la raíz del brote, pues forma la parte primordial a fin de que pueda medrar una nueva planta. Cuando lo tengas, solo debes introducirlo en la maceta y cubrir la planta de tierra hasta el nacimiento de las hojas. Es recomendable comenzar a regarla pasadas un par de semanas desde su plantación. En el artículo te contamos de qué manera cuidar una planta de aloe a fin de que conozcas la periodicidad con la que debes regarla.

Debes cerciorarte de que la planta madre es aloe y no otra de las variaciones del aloe, pues no cuentan con las propiedades medicinales y cosméticas de la primera. Es conveniente que dejes la planta nueva en un sitio donde reciba la luz del sol y, de ser posible, sea un tanto húmedo. A lo largo de la primera etapa de la plantación, la humedad favorece su desarrollo, por este motivo no debe dejarse en un lugar frío.

Ten presente que cuando la planta sea adulta (entre los 2 y 5 años tras haberla plantado) vas a deber separar a la madre de los hijos y reiterar todo este proceso para reproducirla. Y, si en vez de en una maceta deseas plantar aloe en tu jardín, es esencial que dejes una separación entre planta y planta de 2 metros para eludir que se entrelacen sus raíces.

MENÚ