Herpes en el embarazo

Herpes en el cuerpo Trastornos del herpes < Herpes en el embarazo

El herpes genital puede aparecer durante el embarazo. Se transmite por medio de las relaciones íntimas, además, muchos de los casos se dan por autotransmisión en el caso de que se tenga herpes labial y se toquen los genitales con las manos infectadas.

El herpes genital es peligroso para las mujeres embarazadas. El peligro de aborto espontáneo es muy elevado cuando la infección se adquiere a lo largo de las primeras veinte semanas de embarazo.

Si aparece tras la semana treinta y dos de embarazo, hay probabilidad de que el recién nacido se contagie a lo largo del parto, pero no durante el embarazo. En estos casos, el médico le puede practicar una cesárea para evitar que el bebé tenga contacto con el virus

 

Síntomas del herpes genital en el embarazo

  • Este herpes, que acostumbra a manifestarse a lo largo de la pubescencia o bien al comienzo de la actividad sexual, se identifica por irritación y enrojecimiento de los genitales, que duran unos un par de días, al generarse la infección.
  • También, aparecen pequeñas úlceras dolorosas de unos tres-cinco mm de diámetro, y una base blanca sobre la piel, que acostumbran a desaparecer tras unas 4 semanas.
  • Asimismo se genera el engrosamiento de los ganglios linfáticos de las ingles que, a veces, viene acompañado con ciertas décimas de fiebre.
  • Las lesiones provocadas por el herpes desaparecen en poquitas semanas. No obstante, tras padecer una primera infección, el virus continúa en el organismo, instalándose en las raíces de los nervios, alrededor del hueso sagrado. Por esta razón, es muy normal que vuelva a aparecer cada cierto tiempo.
  • Cuando se generan nuevos capítulos, los síntomas son menos perceptibles y molestos.

Herpes genital en las fases del embarazo

Si bien el herpes neonatal es una afección grave, asimismo es poquísimo usual. El herpes neonatal se produce cuando se contagia al bebé durante el parto al entrar en contacto con el virus. Menos del 0.1 por ciento de los bebés que nacen en los USA todos los años contraen herpes neonatal.

Por contra, entre el veinticinco y el treinta por ciento de las mujeres embarazadas tienen herpes genital. Esto quiere decir que la mayor parte de las mujeres con herpes genital dan a luz a bebés sanos.

Los bebés corren mayor peligro de contraer herpes neonatal si la madre contrae el herpes genital al final del embarazo. Esto es debido a que una madre recién inficionada no tiene anticuerpos contra el virus, con lo que no hay una protección natural para el bebé a lo largo del parto.

 

Herpes genital durante el embarazo

Las mujeres que adquieren herpes genital antes de quedar embarazadas tienen un peligro bajo de trasmitir el virus a sus bebés. Esto es debido a que sus sistemas inmunitarios generan anticuerpos que pasan provisionalmente al bebé mediante la placenta.

 

Mujeres con herpes genital durante y después del parto

El virus del herpes está activo en el canal de parto, los anticuerpos asisten a resguardar al bebé. Además de esto, si una madre sabe que tiene herpes genital, su médico o bien comadrona puede tomar medidas para resguardar al bebé.

El herpes asimismo se puede trasmitir al bebé en las primeras semanas de vida si es besado por alguien con herpes labial activo, herpes oral. 

Si una mujer con herpes genital tiene un virus presente en el canal de parto a lo largo del parto, el virus del herpes simple VHS se puede extender a un bebé, ocasionando herpes neonatal, una afección grave y en ocasiones mortal para el bebé. En estos casos, se puede evitar mediante el parto con cesárea para evitar que el bebé tenga  contacto con el virus en el canal del parto. Si no tiene un brote activo, puede tener un parto vaginal.

El herpes neonatal puede ocasionar una infección apabullante que resulta en un daño durable al sistema nervioso, retraso mental o bien la muerte.

En el instante del trabajo de parto, su médico debe examinarla al principio del trabajo de parto con una luz fuerte para advertir cualquier llaga o bien signo de un brote. Hágale saber a su médico si tiene algún signo de un brote: picazón, hormigueo o bien dolor.

Pídale a su distribuidor que no rompa la bolsa de agua alrededor del bebé salvo que sea preciso. La bolsa de agua puede asistir a resguardar al bebé contra cualquier virus en el canal de parto.

Pídale a su médico que no use un monitor de cuero capilar fetal a lo largo del trabajo de parto para supervisar la frecuencia cardiaca del bebé, salvo que sea médicamente preciso. Este instrumento hace pequeños pinchazos en el cuero capilar del bebé, lo que puede permitir la entrada del virus del herpes. En la mayor parte de los casos, se puede emplear un monitor externo.

No usar una aspiradora o bien fórceps a lo largo del parto, salvo que sea médicamente preciso. Estos instrumentos asimismo pueden ocasionar rupturas en el cuero capilar del bebé, lo que deja la entrada del virus.

Tras el nacimiento, vigile al bebé de cerca a lo largo de unas 3 semanas. Los síntomas del herpes neonatal pueden incluir erupción cutánea, fiebre, irritabilidad o bien falta de hambre. Si bien estos pueden ser síntomas de múltiples enfermedades leves, no espere a ver si su bebé mejorará. Llévelo al pediatra inmediatamente. Asegúrese de decirle al pediatra que tiene herpes genital.

Una investigación reciente halló un peligro de autismo en bebés nacidos de madres con HSV2,

 

Tratamiento 

Los fármacos, si se administran temprano, pueden ayudar a prevenir o bien reducir el daño perdurable, mas aun con fármacos antivirales, esta infección tiene graves consecuencias para la mayor parte de los bebés inficionados.

Muchas mujeres se preguntan acerca de tomar fármacos antivirales a lo largo del embarazo para eliminar los brotes en el tercer trimestre. La Administración de Drogas y Alimentos de los E.U. (FDA) no ha aprobado ningún fármaco contra el herpes para este propósito.

No obstante, ciertos médicos utilizan aciclovir para tratar a las mujeres con herpes genital al final del embarazo. Estudios pequeños sugieren que el aciclovir tomado a diario a lo largo del último mes de embarazo prevendrá las recurrencias y, por lo tanto, disminuirá la necesidad de las cesáreas, pero algunos especialistas prosiguen preocupados por la seguridad de la exposición fetal al medicamento.

En la actualidad, el fabricante del aciclovir no aconseja su empleo durante el embarazo. Por otro lado, la compañía ha rastreado las experiencias de múltiples cientos y cientos de mujeres que tomaron el medicamento durante el embarazo, ciertas de ellas desapercibidamente, y la patentiza hasta la fecha sugiere que el aciclovir no conlleva un mayor riesgo de defectos congénitos o bien resultados desfavorables del embarazo.

Sobre la base de estos datos, el empleo de tratamientos de eliminación diarios durante el último mes de embarazo se está volviendo poco a poco más común.

Cuando una mujer embarazada contrae una nueva infección HSV genital durante el último trimestre, muchos médicos le recetarán fármacos antivirales. Si las lesiones o los síntomas prodrómicos están presentes en el momento del parto, una cesárea es la forma más segura de evitar que el bebé entre en contacto con el virus en el canal de parto.

Si la infección se adquiere al final del embarazo, muchos proveedores recomendarían una cesárea aun sin lesiones presentes.

 

Riesgos

El mayor riesgo de herpes neonatal es para los bebés cuyas madres contraen una infección genital al final del embarazo. Aunque esto es un hecho poco frecuente, sucede y puede causar una enfermedad grave, aun mortal, para el bebé. La mejor manera de resguardar a su bebé es conocer los hechos sobre el VHS y de qué forma protegerse a sí misma. El primer paso puede ser averiguar si ya es portador del virus.

Usted puede charlar con su distribuidor de atención médica sobre las pruebas para detectar el herpes genital. Si el resultado de la prueba de herpes genital es negativo, pero si la pareja de la mujer embarazada tiene herpes genital u oral, puede contraerlo a menos que tome medidas para prevenir la transmisión.

 

Prevención del herpes genital en el embarazo

Los siguientes pasos pueden ayudar a protegerla de contraer una infección durante el embarazo:

Si su pareja tiene herpes genital, absténgase de tener relaciones íntimas durante los brotes activos. Entre brotes, use un condón de principio a fin cada vez que tenga contacto sexual, aun si su pareja no tiene síntomas. Considere la posibilidad de abstenerse de tener relaciones sexuales (orales, vaginales y anales) durante el último trimestre.
No deje que su pareja le practique sexo oral si su pareja tiene herpes oral,herpes labial, herpes febril. Esto puede provocarle herpes genital.

Si no sabe si su pareja tiene VHS genital, puede pedirle a su pareja que se haga la prueba.
Si experimenta síntomas genitales o bien cree que ha estado expuesta al VHS genital, dígaselo de manera inmediata a su obstetra o partera.

No obstante, tenga presente que el herpes puede permanecer latente durante múltiples años. Lo que semeja ser una nueva infección es ocasionalmente una vieja que está causando síntomas por primera vez. Hable con su médico sobre la mejor manera de resguardar a su bebé.

MENÚ