Herpes corneal

La infección por el virus del herpes simple (HSV) es muy común, si bien generalmente latente hasta el noventa por ciento de la población de Europa es seropositiva al VHS HSV-1 en general afecta a labios, cara o ojos.
La infección ocular por VHS, de la que la incidencia de casos nuevos es de cinco-quince por cien por año, puede manifestarse como blefaroconjuntivitis, queratitis, iridociclitis o bien necrosis retiniana aguda. La manera más habitual es la queratitis epitelial, que representa entre el cincuenta por ciento y el ochenta por ciento del herpes ocular.

La Queratitis Herpética es una inflamación de la córnea producida por la infección por el virus del conjunto herpes, siendo el virus herpes simple (VHS) el más usual, mas pudiéndose asimismo hallar infecciones por el virus varicela zóster (VVZ).

La infección por el VHS es omnipresente en el hombre y prácticamente el cien por ciento de las personas mayores de sesenta años de edad son portadores de este virus en estado latente. Existen 2 tipos primordiales de este virus, el tipo I que es el más frecuente y también inficiona eminentemente la cara, ocasionando el herpes labial. El tipo II se transmite sexualmente y también inficiona los genitales.

Aunque los dos subtipos de herpes simple pueden extenderse hasta los ojos y causar infección, el tipo I es el que causa infecciones del ojo con más frecuencia. La infección puede ser trasmitida al ojo a través del tacto (por poner un ejemplo, tocando una lesión activa de herpes labial y más tarde el ojo).

La infección por VVZ, culebrilla, representa la reactivación del virus latente en personas en la sexta a novena décadas de la vida, sanas y sin factores predisponentes concretos. Sin embargo, acostumbra a ser más usual en pacientes con enfermedades asociadas que les generen inmunodepresión.

 

Síntomas del herpes corneal

  • Generalmente afecta un ojo; puede ser a dos bandas, singularmente en pacientes seriamente atópicos.
  • La gravedad de los síntomas es muy variable
  • Dolor, ardor, irritación, fotofobia, minoración de la agudeza visual, enrojecimiento

 

Factores de riesgo 

  • Mal estado general de salud, inmunodeficiencia, fatiga o estrés
  • Esteroides sistémicos o bien tópicos, o bien otros fármacos inmunosupresores
  • Luz solar (UV), fiebre, calor o bien frío extremo, infección (sistémica o bien ocular), trauma (ocular)
  • Antecedentes de ataques anteriores de infección por herpes simple ocular (característica diagnóstica clave)

 

Tratamiento

El tratamiento de la infección del herpes corneal ha de ser personalizado por su oculista, conforme la gravedad del cuadro. Normalmente las infecciones leves acostumbran a tratarse con pomadas oftálmicas asociando a veces medicación oral antiviral. En casos graves con cicatrices corneales que provoquen minoración de la agudeza visual y astigmatismo no corregible con lentes o bien lentillas puede ser preciso el trasplante de córnea. El pronóstico de esta cirugía es mejor si la inflamación ha estado inactiva cuando menos seis meses ya antes de la cirugía.

Es fundamental preguntar siempre y en todo momento a un oculista ya antes de empezar cualquier tratamiento puesto que ciertos fármacos o bien gotas pueden hacer que la infección empeore.

MENÚ